Cereales, pastas y harinas: Reduce su consumo

por domatucomida
cereales, pastas y harinas

Quitar la comida industrial o procesada de la dieta, es algo que muchas personas saben y es aceptado. Pero en cuanto hablamos de reducir el consumo de cereales, pastas y harinas, ya entramos en terreno fangoso. Eso es ir ya contra lo propuesto como base por el sistema de salud actual. Por supuesto, está ampliamente grabado en la población. A quién no le gusta «mojar pan en la salsa», un bocata de pan de molde «tierno y esponjoso» o unas poco saludables galletas para el «desayuno». No te recomiendo seguir leyendo si amas lo anterior.

Cereales y la civilización

Los cereales nos han acompañado en el desarrollo de las civilizaciones humanas tomando un papel relevante. En las sociedades antiguas, los cereales pasaron a ser la base de la alimentación y aunque es cierto que permitió alimentar a la creciente población también trajo algún que otro problema de salud, como una peor salud bucal.

Agricultores egipcios, cultivando trigo [Wikipedia]

Con el paso del tiempo, los agricultores comenzaron a buscar variedades que aumenten la producción y las «ganancias» por encima de la calidad (Este artículo habla sobre el tema en la civilización egipcia). Después de la segunda guerra mundial, el departamento de agricultura norteamericano, lanzó una campaña para situar el consumo de cereales en la base de la pirámide alimenticia (así está en la actualidad) y aumentar la producción. Es curioso que haya sido el departamento de agricultura y no el de salud.

Para mejorar la productividad fue expuesto a múltiples cruces. De esta manera, han surgido las variedades actuales de trigo mucho más pobres en nutrientes, pero más altas en glúten. Este, es la parte proteica del trigo y está formada por prolaminas (gliadinas) y gluteninas. Las prolaminas son perjudiciales para los celíacos e intolerantes.

Estudios sobre los cereales y la alimentación

Este estudio de ANIBES, nos deja una cosa muy clara, el alimento que está a la cabeza en la dieta española es nada menos que el pan, el cuarto son la bollería y pastelería y los cereales o harinas el octavo. Sí, sorprendentemente por debajo de estos, tenemos las verduras y hortalizas. Tal y como yo propongo en este artículo, sobre la dieta más saludable. La pasta, cereales y harinas deberían tener un papel más moderado. Y si se toman al menos de harinas procedentes de variedades más saludables como el centeno, kamut, espelta y a poder ser pasando por procesos de larga fermentación con masa madre.

Según este estudio de la ( The American Journal of Clinical Nutrition) la densidad nutricional de los cereales es bastante pobre con respecto a la energía que aportan, hay muy pocos que se salvan. En la siguiente figura vemos en el cuadro rojo, que solo la avena (oatmeal) entra dentro del buen aporte de nutrientes.

cereales, pastas y harinas

Según la base de datos BEDCA, el trigo es un alimento pobre que contiene un 79% de hidratos de carbono, 15% de proteína y 6% de grasa además de algunas vitaminas y minerales no contiene nada especial que no podamos obtener de otros alimentos.

Otro estudio español muy interesante, se hizo un seguimiento a personas con riesgo cardiovascular durante 4 años. Finalmente nos revela que la reducción del consumo de pan blanco baja los niveles de grasa abdominal y de peso. Hay que matizar que tomaron una dieta mediterránea.

Un interesante estudio (aquí) nos comenta que el trigo integral moderno engorda más a los ratones que el centeno integral. ¿Será igual para los adultos?.

Posibles daños al organismo

El trigo contiene unas sustancias que son poco recomendables, estás son: fitatos y lectinas. Los fitatos están relacionados con problemas de absorción (estudio). Las lectinas pueden alterar la permeabilidad intestinal (estudio). Resumiendo un poco. El trigo puede provocar problemas de absorción y permeabilidad, lo que conlleva a que puedan aparecer enfermedades autoinmunes.

Aparte de lo mencionado anteriormente, el germen de trigo también tiene aglutinina, que está vinculada a nefropatías y cáncer de riñón. Fuente aquí.

El ácido fítico reduce la absorción del hierro. (Aquí se expone)

Conclusiones finales

Todo esto nos deja abiertas unas cuantas opciones interesantes. Queda claro que debemos reducir el consumo de cereales, panes y harinas. En especial si se trata de trigo blanco moderno o preparaciones en base a este. Del resto podemos seguir tomando con moderación. Me refiero a panes de kamut, espelta, centeno, integral de trigo, etc. Si siguen procesos de larga fermentación con masa madre, mejor.

cereales, pastas y harinas
Pan de centeno

Por otro lado, es más que recomendable para el consumo de cereales, pastas y harinas seguir estos simples consejos:

  1. Remojar los cereales: Remojar los granos de cereal en agua tibia al menos 1 hora, esto eliminará gran parte de los fitatos.
  2. Germinar: Dejar germinar las semillas reducirá gran parte de los agentes perjudiciales, en muchos casos mejorará la tolerancia y absorción de nutrientes. En este caso encontramos el pan Esenio o Ezequiel, se elabora con cereales germinados, con unos beneficios muy buenos. Aquí los tienes.
  3. Fermentación: Al igual que la germinación elimina parte de los problemas, pero también permite que las levaduras actúen formando lisina, una proteína. Lo cual, va a mejorar el perfil nutricional de los cereales. En el caso del pan, sin duda una fermentación larga con masa madre va a ser clave.
  4. Evita panes industriales, con levaduras rápidas e ignora todo lo que te venden como «integral».44

Hasta aquí el artículo de hoy, tengo que aclarar que he basado parte de la información de Marcos Vázquez Artículo, Artículo, podéis pasaros a visitar su excelente trabajo.

Puede que te interese...

2 Comentarios

ZoeCmp 16 de julio de 2021 - 13:38

Maravilloso, remojaré los cereales, no tenía ni idea de ello. Gracias por tan útil información.

Responder
domatucomida 16 de julio de 2021 - 18:20

Sí, es una opción entre muchas para mejorar la relación con los cereales y harinas. Me alegro que te haya sido de utilidad.

Responder

Deja un comentario

* Al utilizar este formulario, acepta que este sitio web almacene y maneje sus datos.

A %d blogueros les gusta esto: